Descargar

 

¿QUÉ ES EL NUEVO CORONAVIRUS?

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar infección en los seres humanos y en una variedad de animales, incluyendo aves y mamíferos como camellos, gatos y murciélagos. Se trata de una enfermedad zoonótica, lo que significa que en ocasiones pueden transmitirse de los animales a las personas. El nuevo coronavirus SARS-CoV-2 es un nuevo tipo de coronavirus, que afecta a los humanos y se transmite de persona a persona. Aún hay muchas cuestiones que se desconocen en relación al virus y a la enfermedad que produce: COVID-19. Según se avanza en el conocimiento, se van actualizando las recomendaciones.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE COVID-19?

Los síntomas más comunes incluyen fiebre, tos y sensación de falta de aire. En algunos casos también puede haber disminución del olfato y del gusto, escalofríos, dolor de garganta, dolor de cabeza, debilidad general, diarrea o vómitos. Se han observado también lesiones variadas en piel, en el pecho o en los dedos de manos o pies, generalmente en niños y adolescentes sin otros síntomas. La mayoría de los casos son leves. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, dificultad importante para respirar, fallo renal e incluso la muerte. Los casos más graves generalmente ocurren en personas de edad avanzada o que padecen alguna enfermedad crónica, como enfermedades del corazón, del pulmón o inmunodeficiencias.

 

¿CÓMO SE TRANSMITE EL NUEVO CORONAVIRUS?

Se transmite por contacto directo con las gotas respiratorias que se emiten con la tos o el estornudo de una persona enferma. Su contagiosidad depende de la cantidad del virus en las vías respiratorias. Estas gotas infectan a otra persona a través de la nariz, los ojos o la boca directamente. También pueden infectar al tocar la nariz, ojos o boca con las manos que han tocado superficies contaminadas por estas gotas. Parece poco probable la transmisión por el aire a distancias mayores de 2 metros. La mayoría de las personas adquieren COVID-19 de otras personas con síntomas. Sin embargo, cada vez hay más evidencia del papel que tienen en la transmisión del virus las personas antes del desarrollo de síntomas o con síntomas leves.

 

¿QUÉ PUEDO HACER PARA PROTEGERME Y PROTEGER A LOS DEMÁS?

Las medidas genéricas de protección individual frente a enfermedades respiratorias incluyen:

 - Realizar una higiene de manos frecuente (lavado con agua y jabón o soluciones alcohólicas).

- Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado.

- Usar pañuelos desechables, tirarlos tras su uso y lavarse las manos inmediatamente después.

- Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que las manos facilitan la transmisión.

- Mantener una distancia física de seguridad de 2 metros de otras personas.

- Tener precaución con las superficies que más se tocan y limpiarlas con regularidad.

- Utilizar mascarilla en el transporte público y cuando no sea posible mantener la distancia de seguridad en espacios cerrados o en la calle.

- Si se presentan síntomas, la persona debe aislarse en una habitación y seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Se puede consultar más información sobre cada recomendación en el siguiente enlace: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/ciudadania.htm

PRUEBA RÁPIDA DEL CORONAVIRUS 2019 n-Cov IgG/IgM en sangre

El casete para la prueba rápida de 2019-nCov IgG/IgM (Sangre total/ Suero / Plasma) es un inmunoensayo cualitativo para la detección de anticuerpos IgG e IgM de 2019-nCoV en muestras de sangre. Este test está constituido por dos componentes, un componente IgG y un componente IgM, por lo que, permite detectar la presencia de anticuerpos IgG e IgM de forma independiente.

Si la muestra contiene anticuerpos IgG para 2019-nCoV una línea coloreada aparece en la región señalada de IgG.

De forma similar, si la muestra contiene anticuerpos IgM para 2019-nCoV aparece una línea coloreada en la región señalada de IgM.

Si la muestra no contiene ni IgG ni IgM, no aparecerá ninguna línea en las áreas de test para IgG o IgM, indicando un resultado negativo. No obstante, como control para asegurar que el volumen de muestra empleado es suficiente y que el procedimiento se ha llevado a cabo correctamente, una tercera línea aparece en la zona de control.

La prueba es particularmente fácil de realizar y presenta una especificidad relativa de 98.0% para IgG y 96.0% para IgM en comparación con PCR.